Publicado el Deja un comentario

Hacer cerveza con extractos de malta

extracto de malta

¿Cómo hacer cerveza en casa con extractos de malta?

Si quieres saber cómo hacer cerveza con extractos de malta aquí te explicamos todo paso a paso y sin muchas dificultades. Sólo hay que saber cómo, con qué material hay que contar y qué receta hacer! ¿Te interesa? Sigue leyendo y lo descubrirás. 

En el primer artículo que publicamos sobre este tema, hablamos de los ingredientes necesarios para hacer la cerveza, de los procesos de fabricación y las diferentes formas de hacer cerveza en casa.

Después en el segundo artículo empezamos explicando una de las forma de hacer cerveza en casa a partir de extractos de malta y lúpulo. 

En esta tercera entrega, os queremos adentrar un poco más en el mundo de cómo hacer cerveza paso a paso en casa. Esta vez hablaremos de elaborar cerveza artesanal con extractos de malta. 

¿Os animáis? Pues, sigue leyéndonos!

¿Cómo hacer cerveza en casa con extractos de malta?

Los extractos de malta contienen unos 2 kg de extracto de malta en polvo o también como vimos en el artículo anterior existen en latas de 3 kg de jarabe (esta vez sin lúpulo), lúpulo (en flor o pellet) y levadura. A diferencia de los extractos de malta y lúpulo,  aquí herviremos nuestro mosto y le añadimos nosotros el lúpulo.

Así que pasamos a ver qué equipo necesitaremos para ello:

  • Un kit receta de extracto de malta con los ingredientes.
  • Una pala para remover el mosto.
  • Una olla de 25L-30L (a ser posible con grifo)
  • Un enfriador (serpentín o enfriador de placas).
  • Manguera de plástico para facilitar el trasvase del mosto.
  • Un fermentador que puede ser de plástico (obviamente que sea alimentario).
  • Y unas cuantas botellas vacías y desinfectadas para envasar nuestra cerveza, cuando finalicemos el proceso.
kit cerveza en casa

Una vez sabemos que necesitaremos vamos a ver como hacer unos litros:

En primer lugar, después de desinfectar el material y nuestra zona de trabajo ponemos a calentar entre 15 y 18 litros de agua en el recipiente que tengamos para hervir el mosto hasta alcanzar la temperatura de 50ºC.

Una vez alcanzada la temperatura, disolvemos el extracto de malta ya sea seco o en jarabe. En el caso de ser en jarabe como en el artículo anterior debemos calentar la lata al baño maría para disolver bien su contenido.

Cuando está disuelto el extracto de malta, añadimos más agua hasta llegar a los litros que queremos producir, unos 20 L – 25 L.

En segundo lugar, removemos unos minutos mientras llevamos a ebullición nuestro mosto para empezar

la cocción:

Conforme va subiendo la temperatura se irá formando una espuma que puede contener partículas sólidas que deberemos ir retirando con un colador lo más fino posible.

Cuando nuestra ebullición es vigorosa empieza nuestra cocción. Este proceso durará entre 60 y 90 minutos dependiendo del carácter que queramos en nuestra cerveza, a más tiempo, más densidad sacaremos al final por lo que tendremos una cerveza con más grado alcohólico y más cuerpo pero perderemos algo de cantidad así que dependiendo del tipo de receta buscaremos un perfil u otro.

En tercer lugar, debemos añadir el lúpulo seleccionado para nuestra cerveza en diferentes etapas dependiendo de la receta que estemos elaborando. La adición del lúpulo suele hacerse en tres etapas:

  • la primera que sería en los primeros 15 minutos para conseguir el amargor de nuestra cerveza.
  • la segunda cuota de lúpulo suele hacerse en los últimos 15 minutos de la cocción. En este tiempo se consigue dar ese sabor característico del lúpulo.
  • la tercera y la última seria al parar la ebullición y aquí estaremos proporcionado aroma a nuestra cerveza.

Para añadir el lúpulo existen unas bolsas de tela que ayudarán a la hora de trasvasar al fermentador evitando obstruir nuestro circuito hasta el fermentador.

En cuarto lugar, haremos un whirlpool durante unos 10 minutos para concentrar los residuos en el fondo de nuestra olla. Esto no es más que remover de forma circular nuestro mosto girando siempre en un mismo sentido para lo que puede usarse la pala de remover o si tenemos una bomba en nuestro equipo podemos hacer circular el mosto como se ve en la imagen.

En quinto lugar, enfriamos nuestro mosto. Este es un proceso importante y delicado ya que deberemos enfriar nuestro mosto que está a unos 90ºC  y bajarlo hasta los 18ºC-22ºC si nuestra receta es una ALE o entre 7ºC-12ºC para una correcta activación de la levadura. Además este proceso debe realizarse en el menor tiempo posible para evitar así contaminaciones en nuestra cerveza.

Para enfriar en el menor tiempo posible se recomienda utilizar un serpentín o un enfriador de placas :

  • El serpentín, una vez limpio, se introduce al final de la ebullición para garantizar la desinfección y una vez parada la ebullición y realizado el whirlpool con una manguera le haremos circular por dentro del serpentín agua fría para que vaya enfriando nuestro mosto. Este agua se puede almacenar y reciclar para una primera limpieza al terminar. También hay quien sumerge el serpentín en un cubo con agua y hielo, haciendo circular el mosto por el interior y rebajando su temperatura al pasar por el hielo.
  • En el caso del enfriador de placas el proceso, sería el mismo proceso de hacer circular agua por él pero también en sentido contrario se va trasvasando el mosto de nuestra olla al fermentador y encontrándose en el enfriador compuesto de unas placas muy pequeñas por donde el agua enfría nuestro mosto saliendo ya a la temperatura indicada para nuestra fermentación. Este es un método más eficaz por el ahorro de agua y el tiempo empleado.
  • Aunque si elaboramos pocos litros y en el caso de no disponer de ninguno de ellos siempre podemos sumergir nuestra olla en agua con hielo.

En sexto lugar, una vez el mosto está a la temperatura indicada, introduciremos nuestra levadura y agitamos para oxigenar el mosto y tener una mejor activación de la levadura.

A partir de aquí, deberíamos tapar nuestro fermentador, añadir el airlock y esperar a que empiece el proceso de fermentación. Esta espera durará unos 7 días.

Cuando hayan transcurrido como mínimo los 7 días, y el proceso de fermentación lo daremos por acabado, podremos hacer un dry hopping para darle más aroma a nuestra cerveza dependiendo del estilo que estemos realizando.

Este proceso lo explicaremos en otro artículo ya que hay diferentes maneras de realizarlo, aunque a grandes rasgos ya podemos contar que se trata de añadir más lúpulo y dejar en frío unos días más en otro fermentador para poder eliminar los restos de levadura antes.

Y… ya hemos llegado al último paso. Tenemos que desinfectar nuestra botellas y empezar con la fase del embotellado para la posterior carbonatación.

Y AHORA SI!! A disfrutar de nuestra cerveza!!!

¿Te atreves a hacer cerveza en casa? Estamos a tu lado!

Descubre nuestros Kits en nuestra Tienda de Homebrewing

¿Te ha gustado el artículo? Sigue leyendo nuestros artículos de cómo fabricar tu cerveza en casa en nuestro blog!

Te animamos a apuntarte a nuestra lista de correo para estar al día de notícias y novedades del mundo craft beer

Facebooktwitterinstagram
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *